LA CAUSA Y EL EFECTO

 

LA CAUSA Y EL EFECTO

El valor es relativo en el acto de hacer realidad en el camino de esta evolución donde damos los sentidos propios de cada acción en la dirección a nuestros pasos a seguir en la obra de esta bella construcción donde se debe dar de nosotros para nuestros hermanos sin mirar para quien o para que es las semillas que damos hoy y siempre.

Esta acción que va camino a la nueva construcción de hacer realidad a muchos obreros de labor espiritual en donde pasan años esperando por sus logros.

Hoy somos los caminantes de una verdad digna de recibir y entregar estas semillas a los deseosos seres en materia que desean conocer, llegar y estar en la obra de una felicidad eterna.

Somos los obreros de esta gran magnitud donde brilla el oro de la verdad divina y damos sentidos de libertad con el respeto a cada templo humano, ese respeto es la ubicación necesaria de nuestros sentidos como seres pensantes, sanos de mente y espíritu.

Somos los sembradores que abrimos la comunicación de la infinita tierra que contiene a los hermanos en el sufrir de una ignorancia y damos los conocimientos para construir este gran árbol de hojas secas que irán tomando de la savia de la vida vegetal y las sabias palabras de nuestros años de trabajo en este despertar de consciencia que esas hojas secas se irán tornando en el verde de sus energías que hacen ver la verdad de una obra, la verdad de una época donde damos un tiempo, un lugar y una gran realidad para ir por la vida dando vida y sintiendo a la gran energía del amor eterno que ya brilla entre nosotros.

La causa es el nacer a la obra de nuestros sentidos.

El efecto es lo que nosotros damos desde la causa de estar y participar para ser y pertenecer.

Nosotros somos y estamos, oímos y hablamos, vemos y demostramos lo que somos, estamos en el escenario de la vida dando muestra de lo que somos ante toda la humanidad terrestre.

Para ser y ante todo pertenecer en el tiempo de nuestra evolución como ejemplo de vida nueva debemos tener el reconocimiento y saber la gran verdad como cimiente de cada proyecto de semillas nuevas al viento de la vida eterna. La causa debe ser justa, que contenga la únicamente energía de la verdad para ser transparente y surcar el amplio margen de luz eterna.

La causa es para ser un efecto, la causa debe ser ubicada, con la afinidad de sus derechos sin sobrepasar los derechos de los demás, con seguridad, firmeza y brillando de amor por la vida eterna.

La causa de tu nacer es vivir, vivir en la libertad de acción y deseos, es ser parte de una humanidad en hermandad y humildad.

El efecto es lo que consumes desde y hasta donde tu deseas llegar con el logro de cada causa.

Por nuestra causa pasamos momentos de dolor o momentos de felicidad.

Al inicio de una causa, al entrar en el abordaje de una amplitud de cada acción desde tus diseños estas firmando y afirmando que todo lo que das es lo que tu mismo consumes, es de tu autoría de tus manos y de tus derechos como único autor.

La realidad de nuestras enseñanzas es nacer ante la verdad divina y abrir paso al saber escuchar, aprender y comprender que la vida humana debe sostener una energía de causa sobre los hechos de cada acción en la dirección justa.

Esta lectura es para saber que somos los responsables de nuestra gran verdad, bajamos a la tierra para sembrar y dar para recibir.

No somos un milagro, la verdad es ser lo que somos.

Los humanos terrestres no somos los graduados en inteligencia elemental y aplicada en ser lo únicos habitantes de la vida Universal y divina.

Sabemos que tenemos un espacio divino que es un ejemplo de vida nueva en humildad y en aplicadas facultades elementales y gesticular en el valor de aplicación general como comunicador apropiado según cada alma eterna.

Somos humanos en la lectura de la vida, aprendiendo de letras y frases para dar apertura a nuestro encuentro de estas enseñanzas.

Somos más elocuentes a la hora de saber escuchar en la serenidad de una realidad donde se manifiesta el estado de lucidez para entablar una comunicación de cielo tierra.

Somos los obreros de hoy en este tiempo y para este bello despertar.

Damos en este escrito las palabras de un conocimiento de ubicación y extensión en lógica aplicación de cada participación en estado de progreso espiritual ante la materia humana.

Somos lo que deseamos ser, ser lo que somos para dar y sembrar en la tierra bendita.

Escrito de luz divina para la humanidad terrestre.

Maestro Jesús de la Bondad Divina.

31-07-2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s